EL HOMBRE QUE NO PODÍA PARAR DE REÍR

La vida de Huug Bosse, agricultor holandés de 71 años, y la de su mujer, cambió drásticamente el día que se resbaló en la acera y se rompió la cadera. Tuvo que ser operado con anestesia general y cuando despertó...ya no era el mismo. Desde la operación (2009), Huug se ríe escandalosamente durante todo el día y, por lo que se ve en el vídeo, su mujer está hasta los cojones. Me pregunto qué clase de plantas cultiva este hombre y si sería capaz de aguantar la risa en el funeral de su hija.
**NOTA: Pulsa el botón CC (abajo a la derecha) para activar los subtítulos en español.  

1 COMENTARIOS:

JOELEVIL OSCD dijo...

El hombre solo llora cuando escucha el himno nacional. Jajajaja, esta historia me encantaa!!!!

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario: