HERMANN HESSE, LA EVOLUCIÓN ESPIRITUAL

El escritor alemán Hermann Hesse, premio Nobel de literatura, fue autor de algunos de los mejores libros relacionados con el camino espiritual que un hombre debe recorrer. Describe este tipo de evolución con mucha precisión en tres novelas extraordinarias: “Demian”, “Siddhartha” y “El lobo estepario”, que pueden encontrarse fácilmente en Internet.
Seguramente, las dificultades que atraviesan los protagonistas de estas novelas, sus reflexiones y la evolución que experimentan, son el reflejo de las propias vivencias personales de Hesse.


"Entre las mariposas, existe cierta especie nocturna en la que las hembras son mucho menos numerosas que los machos...


(...) Si capturas una hembra de esta especie (y ésto ha sido comprobado científicamente), los machos acuden por la noche al lugar donde está retenida ésta, haciendo incluso, en algunos casos, un recorrido de varias horas de vuelo. Varias horas, ¡imagínate! Desde muchos kilómetros de distancia los machos notan la presencia de la única hembra de todo el entorno. Se ha intentado explicar el fenómeno, pero es imposible. Debe tratarse de un sentido del olfato ultradesarrollado o algo parecido, como en los buenos perros de caza, que saben encontrar y seguir un rastro casi imperceptible. Ya ves, la naturaleza está llena de estas cosas, y nadie puede explicarlas. Y yo digo entonces: si entre estas mariposas las hembras fueran tan numerosas como los machos, éstos no tendrían el olfato tan fino. Lo tienen únicamente porque lo han entrenado. Si un animal o un ser humano concentra toda su atención y su voluntad en una cosa determinada, la consigue. Ese es todo el misterio…

Pero si una de esas mariposas, por ejemplo, quisiera concentrar su voluntad sobre una estrella, o algo por el estilo, no podría hacerlo. Así, ni lo intenta siquiera. Elige como objetivo sólo lo que tiene sentido y valor para ella, algo que necesita, algo que le es imprescindible. Por eso logra lo increíble; desarrolla un fantástico sexto sentido, que ningún animal excepto ella posee. Nosotros tenemos un radio de acción más amplio y más intereses que un animal. Pero también estamos limitados a un círculo relativamente estrecho y no podemos salir de él. Yo puedo fantasear sobre ésto o aquello, imaginarme algo (por ejemplo, que me es indispensable ir al Polo Norte, o algo por el estilo), pero sólo puedo llevarlo a cabo y desearlo con suficiente fuerza si el deseo está completamente enraizado en mí, si todo mi ser está penetrado de él. En el momento en que ésto sucede e intentas algo que se te impone desde dentro, la cosa marcha; entonces puedes enganchar tu voluntad al carro, como si fuera un buen caballo de tiro."


Y TÚ....DESEAS ALGO PROFUNDAMENTE?


Nota**Las citas de este artículo pertenecen a “Demian”, obra publicada en 1919.

5 COMENTARIOS:

Anónimo dijo...

Desear.... ¡¡JA!!......
Las susodichas mariposas no viven sólo del deseo...No es suficiente desear algo...... hay q orientar todos nuestros esfuerzos, pensamientos y emociones en conseguirlo... Necesitamos tener sueños, tan concretos y vívidos, q nos hagan saltar de la cama con el deseo de comernos el mundo. Es necesario creer en ellos y en nuestras posibilidades de alcanzarlos (lo q no se intenta, no se consigue jamás).
Gran ejemplo las mariposas...
¡¡Yo creo en mis sueños!!

Anónimo dijo...

El problema es que no sabemos lo que deseamos.sólo los grandes lo saben y por eso lo son

JOELEVIL OSCD dijo...

POr tu comentario no me queda muy claro si estás a favor de lo que dice el post....Y claro, no sólo es cuestión de desear, si fuera tan fácil....

Los grandes, en algún momento se conviertieron en grandes...........

Anónimo dijo...

Son comentarios de distintos anónimos...

Suscribo el 1º.

Por supuesto q me ha encantado el post, ojalá todos tuviéramos la perseverancia de las mariposas para lograr nuestros objetivos, deseos, metas, sueños...
No estoy de acuerdo con el anónimo q dice q no sabemos lo q queremos, ese no es el problema, el problema es no sentirse capaz de intentar conseguirlo...(eso para mi, es realmente triste)Si hay quién no lo sabe es xq no dedica tiempo a la autorrelexión, a PENSARSE, a reconocer sus sentimientos, emociones y motivaciones... Cuidado con esto de PENSARSE xq engancha...!! Y......... sólo los grandes lo saben?? los grandes lo son según el cristal desde el q se mire...
No saber cuéles son nuestros deseos...?? me parece alucinante. Sin deseos e ilusiones la vida sólo PASA... (soberana pérdida de tiempo) Y si ésto es así, al final no es uno el q lleva su vida adelante, sino la vida la q se lo lleva a uno x delante...

Animo a quién no haya descubierto sus deseos, a q rebusque un poquito, encuentre uno y haga girar su mundo en torno a ese objetivo...

Elena.

Abrahel dijo...

Me encantó, Hesse es uno de mis autores predilectos...

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario: